La Medicina Reproductiva

Es una especialidad que aborda la reproducción humana desde un punto de vista amplio, dinámico y multidisciplinario. Para ello se tiene en cuenta el desarrollo, madurez, declinación y las numerosas condiciones que afectan la capacidad reproductiva de las personas a lo largo de todas las etapas de su vida.

La Reproducción Natural

Es un complejo proceso que depende de la interacción precisa de numerosos sistemas del organismo. Su eficacia es muy baja comparada con otras especies de mamíferos: en cada ovulación, de cada diez parejas normales que mantengan relaciones sexuales en el momento adecuado, sólo 2 lograrán el nacimiento de un hijo.

La fecundación -formación de un embrión- requiere de la unión de las gametas femeninas (ovocitos) producidas en los ovarios y las masculinas (espermatozoides) que se producen en los testículos. La capacidad reproductiva de unas y otras dependerá de la carga o información genética que posea cada individuo, así como de la edad y numerosos factores orgánicos y emocionales. En una relación sexual se depositan millones de espermatozoides en la vagina. Si la mujer se encuentra en fecha ovulatoria los espermatozoides móviles nadan y atraviesan el cuello del útero, el útero y las trompas de Falopio, donde finalmente se encuentran con el óvulo, que será penetrado por un solo espermatozoide de todos los que fueron depositados en la vagina.

Para que éste proceso ocurra es necesaria la integridad morfológica y funcional de estas gametas, como así también el correcto funcionamiento de las hormonas, que son sustancias que se encuentran en la sangre regulando distintas funciones relativas a la fecundación.

En Nascentis abordamos las problemáticas de la Infertilidad y de la Subfertilidad en todos sus matices, procurando detectar sus causas y determinando los posibles tratamientos a seguir. Todo esto con fidelidad a nuestra vocación: el bienestar de la pareja y el pleno apoyo para la concreción del anhelo de dar a luz un hijo.

La Reproducción Asistida

Una pareja puede tener alteraciones de distinto grado en su fertilidad. Se considera que una pareja tiene problemas para concebir cuando después de mantener relaciones sexuales en forma regular y sin utilizar métodos anticonceptivos durante un año no es capaz de lograr el embarazo. Esto ocurre en alrededor del 10 a 15% de las parejas en edad reproductiva. En un tercio de los casos las alteraciones son por causas femeninas, en otro tercio son masculinas, en otro tercio son causas combinadas, y en el 10 por ciento restante son causas desconocidas o lo que se llama esterilidad sin causa aparente (ESCA).

La Medicina Reproductiva moderna considera que en la totalidad de los casos la dificultad para gestar es un problema de pareja, ya que cada individuo posee un potencial o capacidad de fertilidad y ese potencial está determinado por la suma de varios factores que interactúan con los del otro. Muchas veces las alteraciones que se detectan no son causas de imposibilidad total de embarazo, sino sólo de una menor posibilidad de lograrlo, lo cual determina diversos grados de subfertilidad. Éstos, correctamente diagnosticados, se corrigen con una amplia gama de tratamientos de Reproducción Asistida. 


El Diagnóstico

Se deben evaluar todos los factores que están relacionados con la fertilidad, teniendo en cuenta que es fundamental el estudio rápido y simultáneo de ambos miembros de la pareja. También es importante destacar que la edad de la mujer condiciona de manera fundamental su capacidad reproductiva, por lo que éste factor será determinante en la celeridad del diagnóstico e inicio de los tratamientos.

En la mayoría de los casos, el correcto diagnóstico informará con exactitud las causas físicas, lo que permitirá realizar el tratamiento más indicado, optar por otros caminos alternativos de paternidad o bien convivir con este anhelo sin resolver, pero con la tranquilidad de haber extremado los esfuerzos para lograrlo.

El diagnóstico se basa en el estudio de cuatro puntos fundamentales:

  • La ovulación.
  • La integridad anatómica y funcional del útero y las trompas de Falopio.
  • La correcta interacción de los espermatozoides con el aparato genital femenino.
  • La producción espermática.


El Tratamiento

Los tratamientos, tanto para el hombre como para la mujer, pueden ser medicamentosos, quirúrgicos y de reproducción asistida.

Los medicamentosos están destinados básicamente a equilibrar las diversas hormonas que el organismo no logra producir de manera coordinada naturalmente y que afectan la posibilidad de lograr un embarazo.

Los quirúrgicos suelen efectuarse en algunos casos de obstrucciones, tanto de los conductos masculinos como de los conductos femeninos, o la extracción de miomas o adherencias que puedan alterar la fertilidad natural.

Las técnicas de Reproducción Asistida son los procedimientos por los cuales el médico aproxima las gametas masculinas y femeninas (espermatozoides y óvulos) con el objetivo de incrementar las posibilidades de embarazo.

Cobertura de Obras Sociales
y Prepagas