La preservación de la fertilidad es la posibilidad que la medicina otorga a hombres y mujeres de guardar óvulos y espermatozoides para aumentar las posibilidades de ser madres y padres en el futuro. De esta manera, preservar la fertilidad implica generar las condiciones para retrasar la maternidad y paternidad de manera segura ante diferentes situaciones:

Retrasar el embarazo

La mujer no puede ser madre en cualquier momento de su vida, sino solamente en su etapa fértil, y esta etapa es muy corta, culminando justo en el momento en que la mayoría de las mujeres se encuentra en pleno crecimiento personal, laboral y académico, lo que las pone en una situación muy difícil de resolver.

La etapa fértil está determinada por la edad y calidad de los óvulos. A diferencia del hombre, que produce una nueva generación de espermatozoides cada aproximadamente 70 días, la mujer nace con un determinado número de óvulos, que se pierden con cada menstruación y que envejecen al mismo ritmo que el resto del organismo.

A partir de los 32 años, y más fuertemente desde los 35, disminuye notablemente la calidad de los óvulos, haciendo más complicada la posibilidad de lograr un embarazo o de que éste llegue a término. Este es el famoso reloj biológico, cuyo tic tac suena más fuerte según pasan los años, y a muchas mujeres termina aturdiéndolas sin dejarles posibilidades de pensar claramente qué hacer.

A través de a criopreservación de óvulos muchas mujeres jóvenes que aún no desean ser mamás pueden postergar esa decisión de manera sana y más segura para continuar con su vida laboral, académica y profesional. 

HACÉ CLIC AQUÍ PARA CONOCER CÓMO ES EL PROCEDIMIENTO.

Indicaciones médicas

- Enfermedades oncológicas 

El cáncer es una enfermedad que afecta cada vez a más niños y jóvenes, pero afortunadamente cada año aumenta el número de pacientes que lo supera. Esto, al mismo tiempo, tiene una contrapartida: son cada vez más los hombres y mujeres en edad reproductiva que, luego de un tratamiento oncológico (quimio y radioterapia), ven afectada su fertilidad.

En este sentido hoy es posible preservar la capacidad reproductiva a través de la criopreservación de óvulos y espermatozoides, lo cual obliga a retrasar apenas unos días el tratamiento oncológico para poder extraer las gametas (o tejido ovárico en el caso de la mujer) y poner a salvo la fertilidad.

  

- Enfermedades no oncológicas

Enfermedades autoinmunes como por ejemplo el Lupus Eritematoso Sistémico, entre otros, antes de someterse al tratamiento inmunosupresor.

Transplante de células Madre.

Cirugía testicular por tumores benignos.

Cirugía ovárica por tumores benignos, principalmente en la endometriosis.

Ademas de brindarte la posibilidad de guardar óvulos o espermatozoides para el futuro,  realizamos un asesoramiento claro, de cada caso en particular,  brindando la información y el acompañamiento necesarios para ayudarte en la toma de decisión de Preservar la Fertilidad.

 

Reasignación de género

Hay personas que desean o necesitan cambiar de sexo. Es necesario  proporcionar asesoramiento sobre preservación de fertilidad  antes de comenzar una terapia hormonal o someterse a una cirugía para remover o alterar sus órganos reproductivos.

 

Las mujeres y el retraso de la maternidad: estadísticas.

Niños y jóvenes con cáncer: estadísticas.

Conocé nuestro Programa de Preservación de la Fertilidad


 
 

Testimonios 

 

La historia de Lore y Guille

La historia de Rosario y Mario

La Batalla de Juli