Gestación por sustitución: ¿cómo se realiza la evaluación psicológica?

Lic. Marí­a Soledad Expósito

Psicóloga. Especialista en Fertilidad

Tal como indica la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM por sus siglas en inglés), la gestación por sustitución es una técnica de reproducción asistida para mujeres con imposibilidad o contraindicación de llevar adelante un embarazo, para hombres solos o parejas de hombres que desean ser padres. Como procedimiento no es muy distinto a otras técnicas de reproducción, pero sí lo es en cuanto a lo emocional.

Existen dos aspectos clave que marcan la diferencian entre la gestación por sustitución y otros procedimientos de reproducción asistida:

1)     Esta técnica no está regulada en Argentina, con lo cual las personas que necesitan tener hijos a través de la gestación por sustitución deben solicitar un permiso a la Justicia.

2)     En este tipo de procedimientos se incluye una tercera persona, la mujer gestante, que ya no es anónima, como en el caso de los tratamientos que requieren de la donación de gametos (óvulos o espermatozoides), en los que los donantes no están inmersos en el proceso. En el caso de la gestación por sustitución, la mujer gestante será incluida en la búsqueda de un hijo, y en algunos casos tiene un vínculo previo con los padres intencionales. Si ese vínculo no existe, deberán construirlo para este propósito.

Es por esto que los profesionales de la salud mental orientados en reproducción humana debemos ocuparnos de todos los aspectos emocionales implicados en esta técnica. Nuestra función será la EVALUACIÓN y el ASESORAMIENTO de los protagonistas de esta situación. Y, por supuesto, acompañar a ambas partes para propiciar un vínculo saludable entre la gestante, los padres intencionales y el niño por nacer. Vale aclarar que este trabajo, que es un engranaje fundamental de todo el proceso de gestación por sustitución, está reglamentado por estrictos protocolos internacionales, que nos permitirán decidir si los padres intencionales, así como la futura mujer gestante, están preparados y pueden atravesar este proceso.

En el caso de quien será gestante, se realiza un proceso de evaluación psicológica que tiene como objetivos evaluar su motivación (que sea libre y voluntaria), su sistema de apoyo (social o familiar), reflexionar sobre las implicancias en su grupo familiar, y determinar su estabilidad emocional y su capacidad para comprender el proceso al cual va a someterse. Si alguno de estos estos objetivos no se cumple, esa mujer no será admitida.

En el caso de los padres intencionales, se tendrá en cuenta cómo han llegado a esta situación y de qué manera se posicionan frente a esta forma de ser padres. En el caso de una pareja heterosexual o de una mujer sola, se deberá evaluar si la mujer ha podido hacer el duelo por la gestación biológica.

En la mayoría de los casos nos encontramos con personas que se han sentido muy desorientados en un principio por esta técnica, por su falta de regulación legal y porque no es muy conocida públicamente. Les preocupan las reacciones sociales, familiares e incluso lo que ocurra con el hijo por venir cuando este tema deba ser explicado. Por eso se trata de una instancia de asesoramiento en sus dudas, temores y preocupaciones.

Con ambas partes se realizaran entrevistas vinculares para propiciar el establecimiento de acuerdos, haciendo que se comuniquen de manera clara y que se anticipen a situaciones que pudieran surgir, que pongan en palabras las expectativas de cada uno y lo que esta experiencia les genera.

Si bien se trata de una instancia de evaluación y asesoramiento intento, desde mi rol, que sea una EXPERIENCIA DE CUIDADO DE TODOS, INCLUIDO EL NIÑO POR NACER Y SUS DERECHOS. Por esto creo conveniente que el acompañamiento psicológico no se limite a la primera etapa del proceso, sino que se extienda durante todo el tiempo que dure, e incluso luego del nacimiento.

En cuanto al ámbito social, esta técnica genera posiciones encontradas, reacciones prejuiciosas y sobre todo existe un gran desconocimiento. La gestación por sustitución debería hacernos reflexionar sobre una mujer que lleva adelante un embarazo de un hijo que no desea para sí pero si desea para otros y poder diferenciar el “gestar” del “maternar”.

Compartir en

Artículos Relacionados

Cáncer de útero y Gestación Por Sustitución: un camino hacia el sueño más grande del mundo

16 October, 2021

Por:

Dr. César A. Sánchez Sarmiento

Director médico. Jefe del Área de Medicina Reproductiva.

Método de fertilidad de “tres padres”

16 October, 2021

Por:

Dr. César A. Sánchez Sarmiento

Director médico. Jefe del Área de Medicina Reproductiva.

El 30% de los cánceres de mama ocurre en la edad reproductiva

13 October, 2021

Por:

Dra. Viviana Beatríz Herrera

Especialista en Medicina Reproductiva. Directora del Departamento de Preservación de la Fertilidad.

Adiós a mis genes

11 October, 2021

Por:

Lic. Marí­a Soledad Expósito

Psicóloga. Especialista en Fertilidad

Solicitá tu turno

Solicitá tu turno

0810 888 4848

3515334972

(Mensaje de texto de Whatsapp)