Se desarrolla en Córdoba el primer dispositivo nacional para congelación de embriones

La idea fue creada por el equipo de investigación y Desarrollo de Nascentis y liderada por Iván Anduaga Marchetti, responsable del laboratorio de Embriología. Se trata de una herramienta que los centros de medicina reproductiva utilizan para conservar embriones en nitrógeno líquido. Es el primer elemento de embriología que podrá dejar de ser importado y que ya cuenta con intervención de ANMAT, cumple normas ISO, y está siendo preparado para su venta en Estados Unidos y Europa.

“De todos los elementos de biotecnología que se utilizan en un laboratorio de embriología, que serán aproximadamente 50, hasta el momento todos son importados”, explica Iván Anduaga Marchetti, responsable del laboratorio de Embriología de Nascentis. Y recalca “hasta el momento”, porque gracias a una idea que empezó a diseñar y a trabajar en conjunto con el área de Investigación y Desarrollo de Nascentis hace seis años, uno de estos elementos ya tiene firma nacional.

Se trata de un soporte para conservar embriones en nitrógeno líquido. Así lo explica Anduaga Marchetti: “Antes de ser congelados en nitrógeno líquido, los embriones pasan por diferentes medios de cultivo a través de los cuales de los deshidrata y se les coloca crioprotectores, que permitirán que, al momento de llevarlos al nitrógeno, no se dañen. Luego de pasar por todos los medios de cultivo necesarios para completar este proceso, los embriones se colocan en un dispositivo, al que podemos comparar gráficamente con una cuchara, que sirve de soporte para su conservación en nitrógeno. Este dispositivo permanece allí, conteniendo a los embriones, hasta el día de su descongelamiento, cuando se coloca en otros medios de cultivo para rehidratarlos y dejarlos óptimos para su transferencia al útero. Es este dispositivo con forma de cuchara el que hemos creado y que empezará a fabricarse en nuestro país”.

EL PROCESO PASO A PASO

“Llevar adelante este proyecto, y concretarlo, llevó cinco años y medio, durante los cuales hubo muchas ideas y vueltas, y todo el equipo de Nascentis contó con la colaboración de embriólogos de otros centros de fertilidad de Argentina”, cuenta César Sánchez Sarmiento, director médico de Nascentis, y agrega que producir ideas desde Córdoba hacia el mundo no es tarea sencilla, pero que la institución que dirige tiene la firme convicción de que la investigación es el camino más seguro hacia el crecimiento y evolución de la medicina reproductiva. De hecho, desde que Nascentis abrió sus puertas al área de investigación ha generado múltiples trabajos científicos con repercusión en congresos de la especialidad y en medios de todo el mundo.

Por su parte, Anduaga Marchetti detalló que durante mucho tiempo el equipo de Embriología que dirige observó que los dispositivos importados que se utilizaban tenían algunas características que no los convencían, por lo que decidieron combinar lo mejor de cada uno para diseñar uno propio. Luego de eso consiguieron un subsidio del entonces programa Emprende Industria, del Ministerio de Industria y Comercio de la Provincia de Córdoba, y pudieron largar con el proyecto, que se organizó en tres etapas:

  1. INVESTIGACIÓN

Se realizó en colaboración con el Departamento de Química de la Universidad Nacional de Córdoba y el CEQUIMAP-UNC, para analizar los polímeros existentes en el mercado, conocer sus características e identificar las propiedades físico-químicas necesarias para llevar a adelante este nuevo dispositivo.

  • DESARROLLO DEL PROTOTIPO Y MATRIZ

Por un lado, luego de que un grupo de 15 embriólogos (entre los del equipo de Nascentis y otros perteneciente a centros de medicina reproductiva de todo el país), identificaran características positivas y negativas de los dispositivos en uso hasta ese momento, un grupo de ingenieros trabajó en el desarrollo de tres prototipos, que fueron nuevamente analizados por los embriólogos, instancia que determinó cual de los tres se mejoraría y finalmente se construiría.

Una segunda instancia dentro de esta etapa fue la construcción de la matriz, que también pasó por un proceso de análisis para llegar a la versión “casi” final del dispositivo. De esta nueva versión se realizaron lotes que salieron con protocolos de utilización.

Estos protocolos se realizaron dentro de la industria farmacéutica.

  • TESTEO Y APROBACIÓN

A partir de los lotes enviados, se realizaron nuevos ajustes al producto, y con el resultado final se procedió al armado del dossier de validación ante ANMAT, entidad que aprobó el producto, que además cumple normativas ISO.

En tanto, se está preparando su aprobación para la venta y distribución en Estados Unidos y Europa.

DE ARGENTINA AL MUNDO

Anduaga explica que en este momento el dispositivo se encuentra en etapa de introducción en el mercado, para lo cual se creó una empresa biotecnológica, ZURE-Embryotech, única en Argentina en buscar soluciones innovadoras para mejorar las problemáticas de la embriología clínica y liderada por embriólogos.

“Es el primer producto argentino desarrollado íntegramente aquí, por una industria biotecnológica. Esto da el puntapié a la creación de una industria nacional, que implica la especialización en toda la cadena: biología, farmacia y comercialización. Reemplazar el dispositivo importando por uno realizado en Argentina representará un ahorro del 15%. La idea no es solo producir para nuestro país, sino salir a buscar nuevos mercados” cerró.

Compartir en

Artículos Relacionados

Impacto del nivel educativo sobre el conocimiento básico relacionado con la preservación de la fertilidad

Impacto del rango etario sobre el conocimiento básico relacionado con la preservación de la fertilidad.

Impacto de la experiencia previa femenina con técnicas de fertilidad asistida sobre el conocimiento básico relacionado con la preservación de la fertilidad.

Parámetros seminales según OMS 2010 y resultados en inseminación intrauterina: ¿hay alguna correlación?

Solicitá tu turno

Solicitá tu turno

0810 888 4848

3515334972

(Mensaje de texto de Whatsapp)