Programa de Preservación de la Fertilidad

La preservación de la fertilidad es la posibilidad que la medicina otorga a hombres y mujeres de guardar óvulos y espermatozoides para aumentar las posibilidades de ser madres y padres en el futuro. De esta manera, preservar la fertilidad implica generar las condiciones para retrasar la maternidad y paternidad de manera segura ante diferentes situaciones:

Retrasar el embarazo

La mujer no puede ser madre en cualquier momento de su vida, sino solamente en su etapa fértil, y esta etapa es muy corta, culminando justo en el momento en que la mayoría de las mujeres se encuentra en pleno crecimiento personal, laboral y académico, lo que las pone en una situación muy difícil de resolver.

La etapa fértil está determinada por la edad y calidad de los óvulos. A diferencia del hombre, que produce una nueva generación de espermatozoides cada aproximadamente 70 días, la mujer nace con un determinado número de óvulos, que se pierden con cada menstruación y que envejecen al mismo ritmo que el resto del organismo.

A partir de los 32 años, y más fuertemente desde los 35, disminuye notablemente la calidad de los óvulos, haciendo más complicada la posibilidad de lograr un embarazo o de que éste llegue a término. Este es el famoso reloj biológico, cuyo tic tac suena más fuerte según pasan los años, y a muchas mujeres termina aturdiéndolas sin dejarles posibilidades de pensar claramente qué hacer.

A través de la criopreservación de óvulos muchas mujeres jóvenes que aún no desean ser mamás pueden postergar esa decisión de manera sana y más segura para continuar con su vida laboral, académica y profesional.

El procedimiento

La vitrificación de óvulos es un procedimiento simple y seguro, a través del cual una mujer puede congelar sus óvulos.

Esta técnica, que lleva solo algunas semanas, se desarrolla en tres pasos:

  1. Estudios ecográficos y hormonales: para analizar el estado de los ovarios y estimar la cantidad de óvulos con que cuenta la mujer.
  2. Estimulación ovárica: se administra medicación para que los ovarios desarrollen múltiples óvulos.
  3. Aspiración: extracción de los óvulos maduros del interior de los ovarios para su posterior congelación.

Indicaciones médicas

Enfermedades oncológicas

El cáncer es una enfermedad que afecta cada vez a más niños y jóvenes, pero afortunadamente cada año aumenta el número de pacientes que lo supera. Esto, al mismo tiempo, tiene una contrapartida: son cada vez más los hombres y mujeres en edad reproductiva que, luego de un tratamiento oncológico (quimio y radioterapia), ven afectada su fertilidad.

En este sentido hoy es posible preservar la capacidad reproductiva a través de la criopreservación de óvulos y espermatozoides, lo cual obliga a retrasar apenas unos días el tratamiento oncológico para poder extraer las gametas (o tejido ovárico en el caso de la mujer) y poner a salvo la fertilidad.

Enfermedades no oncológicas

Enfermedades autoinmunes como por ejemplo el Lupus Eritematoso Sistémico, entre otros, antes de someterse al tratamiento inmunosupresor.

  • Transplante de células Madre.
  • Cirugía testicular por tumores benignos.
  • Cirugía ovárica por tumores benignos, principalmente en la endometriosis.

 

Ademas de brindarte la posibilidad de guardar óvulos o espermatozoides para el futuro, realizamos un asesoramiento claro, de cada caso en particular, brindando la información y el acompañamiento necesarios para ayudarte en la toma de decisión de Preservar la Fertilidad.

Las mujeres y el retraso de la maternidad: Estadísticas.

Los números del famoso reloj biológico

Un análisis realizado por la Dirección General de Estadísticas y Censos de la ciudad de Buenos Aires llegó a la conclusión de que la edad de para decidir el embarazo es cada vez más alta, así como la cantidad de hijos por madre es cada vez menor.

El informe subrayó que hubo un corrimiento en la edad de las mujeres al nacimiento de sus hijos»,  pues «el grupo 25-29 años registró el mayor peso relativo de la fecundidad hasta el año 2000, y a partir de 2005 se desplazó al grupo 30-34 años. Además aumentó la cantidad de embarazos en mujeres mayores a 34 años.

El grupo de madres de 25 a 29 años concentraba el 31,9% de los nacimientos en 1990; su participación se redujo a 19,7% en 2015. Marcada también fue la tendencia de aumento del número de mujeres que dieron a luz después de los 40 años. El grupo de 40 a 44 años, que dio a luz al 2,9% de los bebés nacidos en 1990, en 2015 representó el 6,6% del total.

Niños y jóvenes con cáncer: Estadísticas.

¿Qué sucede con la capacidad reproductiva ante la quimio o radioterapia?

Argentina es un país de incidencia media-alta de cáncer, con 217 nuevos casos por año cada 100 mil habitantes, según la Agencia Internacional de Investigación sobre Enfermedades Oncológicas.

Cada vez son más los pacientes infantojuveniles que se curan y la Ley Nacional de Acceso Integral a la Reproducción Asistida prevé la preservación de gametos (óvulos o semen) y tejidos reproductivos (ovárico o testicular) en los menores de 18 años.

Cada año, en el país se diagnostica cáncer a 2100 menores de 19 años, según el Programa Nacional de Cuidado Integral del Niño y Adolescente con Cáncer (Procuinca), del Instituto Nacional del Cáncer. Los más frecuentes antes de los 15 años son las leucemias, los tumores cerebrales y los linfomas. Entre los 15 y los 18 predominan los linfomas, los carcinomas de tiroides y piel, los tumores cerebrales y los tumores de testículo y ovario.

¿Por qué un Programa de Preservación de la Fertilidad?

La enorme mayoría de parejas que nos consulta por infertilidad se enfrenta al problema de la edad de la mujer. Esto significa que en estas parejas, la mujer supera los 35 años, edad a partir de la cual la fertilidad comienza a decaer, lo que en estos casos obliga a realizar tratamientos específicos para lograr el embarazo.

Estamos hablando de decisiones personales que llevan a muchas mujeres a anteponer sus carreras laborales y académicas, u otros objetivos, a la maternidad, y esto es una tendencia mundial irreversible. Estas mujeres necesitan ser informadas y advertidas sobre los inconvenientes que esto puede traer cuando, llegado el momento, deciden ser madres. En el caso de la criopreservación por causas oncológicas, es un tema del que en realidad poco se habla, que los pacientes y sus familias ignoran, y que los médicos, en el afán de responder velozmente a las necesidades y ansiedades de los pacientes, aún no tienen en cuenta como advertencia o sugerencia. Es por ello que decidimos crear un Programa de Preservación de la Fertilidad, cuya finalidad es ir más allá de nuestros propios espacios de comunicación y de nuestros consultorios, buscar otras voces, invadir nuevos ámbitos y llegar a esos hombres y mujeres, y a sus familias, para decirles que la preservación de la fertilidad es una alternativa para su futuro.

El programa

Objetivo general:

Generar conciencia sobre la importancia de la preservación de la fertilidad, tanto por casusas sociales, como médicas (oncológicas y no oncológicas).

Objetivos específicos:

Lograr que las mujeres jóvenes sepan que pueden preservar su fertilidad a través de la criopreservación de óvulos.

Lograr que los médicos ginecólogos hablen con las mujeres sobre este tema.

Llegar a pacientes con cáncer y sus familias para advertirles sobre la relación entre los tratamientos oncológicos y el daño a la capacidad reproductiva, y contarles sobre la alternativa de la criopreservación.

Conseguir que los médicos ginecólogos, urólogos y oncólogos (que normalmente están en contacto con estos pacientes) también tomen conciencia y hablen con ellos y sus familias sobre el tema.

Solicitá tu turno

Solicitá tu turno

0810 888 4848

3515334972

(Mensaje de texto de Whatsapp)